Fondos de Inversión para invertir en agua

No descubro la pólvora si te digo que el agua es el petróleo de un futuro nada lejano. Tal vez por tener la enorme suerte de ser un país repleto de agua dulce por todo su territorio, donde alcanzamos cifras de agua potable superiores incluso a las de varios países desarrollados, no la valoramos. Pero el mundo sí lo está haciendo, y mucho.

La Responsabilidad Social Ambiental

Cada vez más, los clientes valoran que las empresas que les provean productos sean responsables con el Medio Ambiente. Se está produciendo un traslado de público de consumo masivo hacía productos y servicios más selectivos a la hora del manejo de los recursos naturales, y ya se ha comenzado a sentir. Por ende, los inversores en acciones prefieren pagar un poco más por aquellas empresas de determinado mercado que muestren actitudes y políticas amigables con el ambiente. Y dentro de esos productos, una de las estrellas, sin lugar a duda es el agua.

Fondos de Inversión en agua

Hay muchos Fondos de Inversión a nivel mundial que, para diversificar aún más su portafolio, han comenzado a optar por invertir en toda la cadena de valor del agua, desde los estudios de potabilidad, hasta su distribución. Y las perspectivas han sido más que buenas en los últimos años, con crecimientos de hasta un 40% en la rentabilidad para los tres años móviles al día de hoy.

Uno de estos fondos es el llamado BNP Paribas L1 Equity World Aqua, con más de un 50% de sus inversiones en los Estados Unidos.

Otra empresa que también ha apostado fuertemente por el H2O, es Pictet- Water, que también ha tenido un crecimiento muy importante a nivel de rentabilidad en este último tiempo y con muy buenas perspectivas para los próximos años donde, todo indica, el líquido vital comenzará a escasear.

La decisión es toda tuya

Por ahora, invertir en empresas extranjeras como las que te mencioné, puede ser una muy buena opción, pero evidentemente llegará un momento en que el producto agua, será objeto de inversión también en nuestro país.

Si bien, el agua está protegida constitucionalmente en nuestro país (tal vez recuerden aquella reforma del 2004), es importante exigir a las empresas su uso responsable y criterioso de la misma.

Y la manera de hacerlo, es invertir en aquellas organizaciones que nos demuestren que son ambientalmente responsables. Una cosa llevará a la otra, y de esa manera, podremos cuidar nuestro más rico patrimonio.