¿Te interesa invertir en Grafeno?

El grafeno es un material relativamente nuevo, y sorprendente. El “material milagroso” supone una revolución para lo que hoy en día conocemos, con infinidad de usos que se le han descubierto. ¿Y qué lo hace tan especial? Capaz, el hecho de que es quinientas veces más resistente que el acero, o cinco veces más ligero que éste también. Sí, es real.

Y no estamos hablando de antimateria, el grafeno es mucho más fácil de obtener de lo que crees. Este procede del carbono y el grafito. Una lámina de grafeno está compuesta por átomos de carbono fuertemente unidos, que logran esta consistencia de la que hablamos.

Usos del grafeno

Su utilidad no se ve para nada limitada, desde el sector tecnológico a lo militar, el grafeno comienza a ser un atractivo reemplazo a los materiales que conocemos. A partir de este, se podrían elaborar teléfonos celulares completamente flexibles, o por ejemplo en el sector automovilístico, se podrían ver vehículos realmente ligeros, que aprovechen su potencia en una forma más eficiente a lo que existe en la actualidad.

Cómo empezar

Ahora que ya sabemos qué es y lo entendemos mejor, ¿cómo empezamos a invertir?

Hay numerosas formas de hacerlo.

Se trata de un mercado emergente, ya que no se hablaba de grafeno hasta esta década, y esto le da un factor de riesgo muy elevado, aunque también puede significar una alta rentabilidad, según cómo se mire. No destines el grueso de tus ahorros a este tipo de inversiones, ya que por más pintoresca que luzca, puede nunca terminar de desarrollarse, pero no estaría mal jugarle alguna fichita.

Podemos entonces, considerar empezando a invertir de forma más indirecta, en empresas que se dediquen a producción de grafito, por ejemplo. Estas trabajan con el material que da forma al grafeno, y también suelen poseer proyectos en torno a este.

Luego tenemos empresas del sector tecnológico que están expandiendo sus horizontes en esta área, como es el caso de IBM, que posee grandes porcentajes de proyectos de grafeno. Por este motivo, si al grafeno le va bien, también a IBM.

Por último, tenemos las empresas cien por ciento dedicadas a este rubro. Acá es donde se corren más riesgos. Los proyectos de estas empresas pueden llegar a ser millonarios, pero por ahora, son sólo inversiones sin ningún tipo de retorno. Pero, si se cumplen las profecías respecto al grafeno, los dividendos que ganes, o los ingresos por diferencia de cotización de esas acciones, contendrán varios ceros.

La decisión es toda tuya

Sin dudas una opción para el largo plazo más que interesante, ¿qué opinas?